Responsabilidad Social

Compromiso con la Responsabilidad Social

La Fundació Privada Vallès Oriental (FVO) es una entidad social sin ánimo de lucro que tiene como objetivos la atención a las personas con discapacidad intelectual en el ámbito de Cataluña con el fin de potenciar su calidad de vida y velar porqué sus derechos como personas sean respetados.

La FVO asume unos valores propios que se encuentran presentes en todas aquellas actuaciones pasadas, presentes y futuras de la institución y asume íntegramente el compromiso:

  • Con el bienestar de la persona con discapacidad intelectual
  • Con la calidad de los servicios que presta
  • Con la adecuada atención a las personas con discapacidad intelectual por parte de los profesionales que trabajan en la FVO

La Fundación actúa bajo los principios éticos de la Responsabilidad, Respecto a la persona, Discernimiento, Implicación, Compromiso, Solidaridad y Transparencia. La FVO tiene que ser fiel a estos principios éticos y también debe actuar en coherencia con su entorno velando por el desempeño de los derechos humanos y, en caso necesario defendiéndolos. Los Derechos Humanos se definen generalmente como aquellas libertades, facultades, instituciones o reivindicaciones básicas que corresponden a toda persona por el simple hecho de su condición humana, para garantizarle una vida digna. Estos derechos se poseen independientemente de cual sea la situación legal o jurídica del país o región en el que habita y de factores como el estatus, la etnia, la nacionalidad o cualquiera otra circunstancia del individuo en cuestión.

En este sentido, hay que destacar en tanto que Fundación y en relación a sus grupos de interés que la institución está firmemente comprometida con la defensa del derecho al trabajo en condiciones equitativas y satisfactorias; que toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica y, finalmente, velará por el desempeño de los derechos de la infancia y juventud adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas del año 1959 y se inspira en el espíritu y la letra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948).

Por todo esto, la Fundación considera que la gestión ética y responsabilidad social es, esencialmente, un concepto de acuerdo con el cual se decide voluntariamente contribuir al logro de una sociedad mejor y un medio ambiente más limpio, en una adaptación continua a los cambios que se producen en el entorno con la mirada puesta en la sostenibilidad. Así como fortalecer la misión fundacional de la institución de dar servicio a las personas con discapacidad intelectual.

Al afirmar nuestra responsabilidad social y asumir voluntariamente compromisos que van más allá de las obligaciones reglamentarias y convencionales, que tendríamos que cumplir en cualquier caso, se intenta elevar los niveles de desarrollo social, protección medioambiental, respecto de los derechos humanos, mejora del bienestar de las personas con discapacidad intelectual y adoptamos una manera de gobierno abierto que reconcilia intereses de varios grupos de interés en un enfoque global de nuestros objetivos como Fundación pero que se enfoca principalmente en dos de los grupos de interés más relevantes para llevar a cabo la misión fundacional institucional: las personas atendidas y sus familias y el equipo de profesionales de la institución.